Arrancó el Congreso de Confecámaras: “Detonantes del crecimiento Económico”

Con estas palabras la doctora María José Vengoechea Devis le dio apertura al Congreso de Confecámaras: “Detonantes del crecimiento Económico”.

Muy buenos días a todos, muchas gracias por acompañarnos el día de hoy.

En nombre de la Junta Directiva y en el mío, les doy la bienvenida al Congreso Nacional de Confecámaras, en sus 50 años.

A lo largo de estos dos días, se ha configurado una agenda de alto impacto entorno a los “Detonantes del Crecimiento Económico”.  Frente a esto, me gustaría iniciar resaltando un hecho que, a todos los presentes, nos debe llenar de orgullo, y que a la vez nos invita a desafiar el futuro.

Según la más reciente encuesta de ANIF: “Las Cámaras de Comercio somos los principales aliados de los empresarios”. Esta conclusión no solo merece ser celebrada; también amerita analizarla con mucha dedicación.

Haciendo referencia al primer detonante de Crecimiento Económico que hemos definido en el marco de este congreso, LA ARTICULACIÓN, desde cada una de las cámaras en nuestras regiones, acompañamos a los empresarios a enfrentar escenarios complejos en un mundo VUCA: Volátil … Incierto … Complejo … y Ambiguo. Cada uno de ustedes son testigo del esfuerzo que hacemos para poner a disposición del sector empresarial, una oferta de servicios que faciliten su desarrollo, genere crecimiento económico y estimule a los empresarios. Sin embargo, tengo la certeza de que, al igual que yo, permanentemente se preguntan, ¿Cuál es el impacto de este acompañamiento?

Pues bien, para responder esta pregunta, quiero compartir algunos datos con ustedes:

Según documentos de la OCDE, en 2019, Colombia es considerada la cuarta economía más grande de América Latina. En la última década, el país ha logrado duplicar el PIB per cápita, alcanzando la segunda tasa de crecimiento más alta de Latinoamérica, y duplicando la de la región, y aun cuando nuestra tasa de pobreza es mayor que la de otros países, ésta se ha disminuido a la mitad en los últimos años.

Así mismo, la confianza de los inversores ha crecido y el País ha tomado medidas para posicionarse como un territorio abierto a los negocios y a la innovación.

Nos hemos convertido en el quinto centro más grande por número de nuevas empresas en América Latina, mientras ocupamos el cuarto lugar en lo relacionado al capital de riesgo.

Al ser instituciones centenarias, las cámaras de comercio podemos celebrar que hoy, a través de nuestros programas y como socios estratégicos del gobierno, también hemos sido impulsores de estas realidades, al saber aprovechar cada ventaja competitiva de las regiones, y promover iniciativas para incrementar la productividad, sofisticación y diversificación de las exportaciones.

A partir de nuestro segundo y tercer Detonante de Crecimiento Económico, y me refiero al de PRODUCTIVIDAD y al de INNOVACIÓN Y EMPRENDIMIENTO, puedo decir que todos los que estamos aquí, somos protagonistas de los resultados nacionales obtenidos a través de Alianzas y Pactos por la innovación, rutas competitivas y ahora con las fábricas de productividad; así como por el convenio con el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, del que puedo resaltar que solo en 2019, y desde las 57 cámaras, hemos acompañado a más de 270 mil empresas en programas de formalización, emprendimiento, productividad, innovación o fortalecimiento empresarial.

Aunque está claro que las acciones de las cámaras de comercio han rendido importantes frutos en el presente, también es cierto que cada día se nos presentan desafíos más complejos, en un mundo en permanente transformación gracias a las tecnologías digitales. Por eso debemos estar listos para afrontar los cambios en las industrias, en los mercados y en la manera como estamos gestionando nuestro CAPITAL HUMANO, este cuarto Detonante del Crecimiento Económico.

Una nueva Revolución Industrial está aquí, y está transformando rápidamente la manera en que hacemos las cosas, cómo usamos los recursos e interactuamos y, particularmente, la forma en la que hacemos negocios.

Con esto, no podemos perder de vista la importancia del quinto y último detonante que hemos definido, nuestro EMPRESARIO COMO MOTOR DE CRECIMIENTO.  En este sentido, sin duda alguna, habrá efectos sobre las expectativas de ellos … los empresarios, nuestros principales clientes, lo que nos obliga a repensarnos y a trabajar en la mejora de los productos y servicios empresariales, la innovación colaborativa y nuestras formas de organización.

Dicho esto, quiero resaltar que, en la siguiente década, tanto el País como las empresas deben estar abiertos a la competencia en una economía global, y para esto se necesitan Cámaras de Comercio que apalanquen una nueva generación de ideas, una sólida cultura empresarial, disposición a colaborar y a asumir riesgos y, especialmente, el aprovechamiento de fuentes de datos soportados con nuevas tecnologías.

Así que ante a semejantes desafíos, como agentes de desarrollo de las regiones, y pensando en estrategias que detonen el crecimiento económico; hoy más que nunca, necesitamos estar a tono con las dinámicas globales. Para lograrlo, de la mano de Julián y su maravilloso equipo, hemos trabajado en una diversidad de apuestas:

  • Desde la estrategia de Información para la competitividad, queremos evolucionar la información de los registros para que se conviertan en un instrumento de competitividad para el empresariado.
  • Avanzamos en el desarrollo de la Ventanilla Única Empresarial, y contamos con un piloto de tecnología de vanguardia como Blockchain, que dará potencia a su operatividad.
  • Estamos al frente de un proyecto de analítica predictiva para anticipar el éxito empresarial y poder brindar, por esa vía, soluciones que identifiquen de forma temprana, aquellos factores de mortalidad en las empresas.
  • También, a partir de una iniciativa que hemos llamado Cámaras 2050, empezamos a diseñar servicios con pensamiento exponencial, haciendo uso de lógicas como el empoderamiento de los usuarios, la inteligencia colectiva, recursos compartidos y modelos de trabajo en red.

De manera que, habiendo sido protagonistas del pasado y reconocidos actores del presente, desde la Junta directiva queremos invitarlos a construir el futuro.

Bienvenidos,

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: