Programas de movilidad enriquecen las universidades

11 de mayo de 2019Barranquilla

Durante el evento académico internacional, Visión 2019: ‘Impactos Sociales, Económicos y Ambientales de los Fenómenos Migratorios’, se desarrolló el conversatorio ‘Los programas de movilidad universitaria y las migraciones’.

El espacio, que desde ayer se desarrolla en el Coliseo de Competencias de la Universidad de la Costa, tuvo como invitados a Juan Cabello Eras, profesor -investigador y director del Departamento de Energía de Unicosta; Eduardo Chang Muñoz, profesor del Departamento de Ciencias Económicas de la Universidad de la Costa, Cristina Alcaino Galindo, estudiante chilena de intercambio del programa de Psicología de la Universidad Bernardo O’Higgins; y Keilen Gutiérrez Orozco, estudiante del programa de Contaduría Pública de Unicosta, quien realizó movilidad saliente a la Universidad Autónoma de Sinaloa, México.

Xiomara Zarur, directora del Departamento de Internalización de la Universidad de la Costa, quien además actuó como moderadora, expresó que “Existen varias dimensiones que explican los fenómenos migratorios, lo cual implica la necesidad de garantizar los derechos de la población que decide instalarse en otras latitudes. Las universidades se han visto obligadas a adaptarse a los procesos de internacionalización y a la mitigación de las líneas de frontera donde convergen personas que pueden aportar al enriquecimiento del conocimiento”.

Además, afirmó que son de gran importancia los procesos de internacionalización puesto que involucran a profesores, estudiantes y administrativos, por lo que se debe reflexionar acerca de esto mostrando los efectos personales, sociales y culturales que implica la movilidad académica.

Para Juan Cabello, profesor y director del Departamento de Energía de Unicosta, “los procesos de internacionalización suscitan grandes beneficios para las personas. Ir a otros lugares del mundo y ampliar conocimientos, ha dejado de ser tan complicado como antes, puesto que la existencia de las TIC’s facilita mantener el contacto con los seres queridos, a pesar de la ruptura física”.

Por su parte, Eduardo Chang Muñoz, profesor del Departamento de Ciencias Económicas de la Universidad de la Costa, destacó que las universidades han acelerado el ritmo de aprendizaje mediante la movilidad estudiantil, ya que las personas aportan sus conocimientos y experiencias acumuladas, lo que deriva un crecimiento de las instituciones de educación superior en las que se encuentran. Añadió que esto permite crear redes y conocer colegas que brindan la posibilidad de realizar experiencias e investigaciones conjuntas.

Seguidamente, Cristina Alcaino Galindo, desde su experiencia como estudiante de intercambio, dijo que “irse de intercambio es una decisión bastante complicada, ya que se presenta el conflicto de querer quedarnos en el lugar en que nacimos, o irnos para poder darle a nuestras familias mejores oportunidades”. Igualmente, manifestó que “hay todo un espectro de posibilidades y, a su vez, estas experiencias académicas siempre nos dejan un gran enriquecimiento profesional, social y cultural, por lo cual debemos transmitir esas experiencias vividas a otras personas”.

En opinión de Keilen Gutiérrez Orozco, “al ir a otros países se toma la vocería de describir lo más detallado la cultura colombiana, se siembra la semilla de querer visitar Colombia, quitando el imaginario de las problemáticas relacionadas con el narcotráfico que muestran las telenovelas y se da a conocer lo que realmente es el país, uno lleno de diversidad cultural y personas amables y acogedoras”.

Al finalizar el conversatorio, Xiomara Zarur ratificó que los seres humanos tenemos que desarrollar las competencias interculturales desde diferentes culturas y formas de ser. Asimismo, ejercer un diálogo académico y cultural para la formación de profesionales integrales.

Comentarios de Facebook