Sector financiero colombiano tiene el desafío de adaptarse a un nuevo ritmo digital

La transformación digital toma cada vez más fuerza en las entidades del sector financiero, toda vez que los desafíos que hoy afrontan van más allá de los temas relacionados con la adopción de nuevas tecnologías. Los retos se han presentado por los cambios culturales y sociales de la población que ha impulsado aún más la demanda de servicios en línea y, por ende, la necesidad de la banca de seguir transformándose.

En ese sentido, los retos que experimenta el sector bancario hoy por hoy son de suma importancia. Así lo manifestó Luis Carlos Guerrero, presidente de CenturyLink Colombia: “el sector financiero presenta el desafío de adaptarse a un nuevo ritmo digital, lo que implica cambios culturales al interior de las organizaciones y nuevas inversiones en estrategia digital. A esto se suman, los cambios endógenos que en sí mismo experimenta el propio negocio bancario, una creciente regulación y supervisión, mayores presiones para mejorar la eficiencia, mayor concentración y competencia, y una comoditización de sus servicios”.

Colombia ha avanzado en el mejoramiento de la conectividad, especialmente en las regiones más apartadas. Sin embargo, el aumento de las conexiones ha provocado también un incremento en los ataques cibernéticos, lo que ha generado un mayor fortalecimiento de la transformación digital, lo que se traduce en tecnologías integrales en seguridad transaccional, protección y análisis de datos, atención oportuna de clientes, entre otras.

De igual forma, dijo que el sector financiero, según datos de Asobancaria, registra cerca de 214.000 ataques por día, el 39,6% del total de ciberataques, lo que representa pérdidas cercanas a los $411 millones de pesos diarios. Adicional, cada $100.000 transados, cerca de $3,6 son objeto de reclamaciones por posible fraude. De otro lado, se estima que, a nivel global, el costo del ciberdelito al 2021 llegaría a USD 6 billones (el narcotráfico genera pérdidas por USD 1 billón).

Pese a ello, las empresas del sector se han esforzado por fortalecer sus sistemas. De hecho, Asobancaria reportó que en 2018 las entidades bancarias invirtieron $88.000 millones en seguridad digital y en el 2019 la cifra fue de $192.000 millones.

“Las inversiones de las entidades del sector financiero muestran el compromiso que tienen con sus usuarios y su estabilidad económica. Por eso es importante conocer las herramientas que han ayudado a potencializarlas, adoptando las tecnologías de las denominadas FinTech, que basan sus servicios en tecnologías como big data, cloud computing, medios de pago móviles, wearables, roboadvisors, redes sociales, o modelos de negocio de la economía colaborativa”, afirmó Guerrero.

Además, es importante que este sector conozca las compañías que están en la capacidad de ofrecer un portafolio completo para asegurar que la banca encuentre todo tipo de productos y servicios para apoyar su proyección de adaptación a un nuevo ritmo digital.

Soluciones para el sector financiero:

La conectividad: hay soluciones tecnológicas que ayudan a tener una mayor estabilidad en la conexión, mejorar ampliamente la velocidad y optimizar el uso de las herramientas con las que interactúan los usuarios.

Los Data Certers: Es un centro de datos en el que los datos son almacenados, tratados y distribuidos al personal o procesos autorizados para consultarlos y/o modificarlos. Los servidores en los que se albergan estos datos se mantienen en un entorno de funcionamiento óptimo y están disponibles en cualquier momento que se necesiten.

Seguridad: Servicios como DDoS son los más indicados para la defensa global de múltiples capas y estrategia de mitigación contra una variedad de tipos de ataques maliciosos. Existe una gran variedad de productos tecnológicos que pueden brindar soporte y seguridad a los datos de los usuarios.

La nube: Cloud Computing es el nombre que se le dio al procesamiento y almacenamiento masivo de datos en servidores que alojen la información del usuario. La nube, además, permite conectarse a servicios por medio de un ordenador mucho más potente con casi cualquier dispositivo ya que el procesamiento más complejo se realiza de forma remota.

Sistemas de voz y colaboración: estas soluciones aumentan la productividad y la atención al cliente. Además, permiten que sus colaboradores utilicen una gran variedad de herramientas de colaboración: telefonía IP para llamadas de voz, videoconferencias y conferencias web, buzón de voz, movilidad, contenido compartido, mensajería instantánea, presencial, entre otros.

Es así como la inversión en transformación digital en el sector bancario fortalece la experiencia y la fidelización con los clientes de forma presencial y remota, disminuye costos al prevenir ciberataques, se optimiza la operatividad, simplifica procesos, facilita la captura de nuevas oportunidades de negocio digital y hace aún más competitivo este renglón de la economía.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: