Gobernación del Atlántico protege el patrimonio cultural de Piedra Pintada

Luego de una denuncia recibida el pasado 14 de febrero por la comunidad de Tubará, donde fue vandalizado el petroglifo de Piedra Pintada, la Gobernación del Atlántico y su Secretaría de Cultura y Patrimonio tomaron acciones para reversar las afectaciones causadas en la estructura, considerada como tesoro arqueológico del departamento.

La roca apropiada por los Mokaná, y que data de más de 900 años, fue alterada con trazos de pintura y yeso sobre los grabados milenarios de su superficie, que representan la cosmovisión de los primeros habitantes del Atlántico.

“Una vez tuvimos conocimiento de la denuncia, procedimos a hacer presencia en el lugar sagrado con el acompañamiento de la Universidad del Atlántico, su Museo de Antropología, la Alcaldía de Tubará y la Policía Departamental de Turismo, para evaluar las afectaciones en el bien cultural. Luego de la intervención arqueológica, habilitamos nuevamente el acceso a esta zona turística, invitando a los visitantes a que cuiden esta verdadera joya de nuestro patrimonio”, aseguró la secretaria de Cultura y Patrimonio, Marcela Dávila.

Durante la intervención, liderada por el Museo de Antropología (MAUA), siete Vigías del Patrimonio, que hacen parte de los programas académicos de arquitectura, historia, artes plásticas y sociología de la Universidad del Atlántico, participaron en la remoción de la pintura para volver el petroglifo a su estado original, con técnicas que evitaran el deterioro del grabado.

“Encontramos una afectación hecha con pintura y yeso usados sobre los grabados de la piedra. Con nuestros vigías estamos trabajando para que los visitantes conozcan sobre el valor patrimonial de este sitio y la importancia que tiene para los Mokaná, así como aunar esfuerzos que apunten a un proyecto de turismo arqueológico con este ejemplar único en el departamento”, explicó el arqueólogo y director del MAUA, Álvaro Marte.

En la visita de inspección, convocada por la Gobernación del Atlántico y su Secretaría de Cultura y Patrimonio del Atlántico, también estuvieron presentes representantes de la Alcaldía Municipal de Tubará, Policía Departamental de Turismo, líderes sociales del corregimiento de El Morro (Tubará) y representantes de la comunidad indígena.

Precisamente, los Mokaná, tribu indígena asentada en el departamento del Atlántico, considera la zona de Piedra Pintada como un elemento que hace parte de su herencia ancestral. Anualmente, este destino es visitado por aproximadamente 2.000 turistas, siendo agosto, septiembre y octubre, los meses de mayor movimiento turístico. Para llegar al sitio arqueológico, el visitante debe tomar la ruta que va desde la capilla del corregimiento de El Morro hacia el sendero de El Cielo, en un recorrido aproximado de 30 minutos a pie.

“Como Policía Departamental de Turismo tenemos la misión de proteger los bienes de interés cultural, patrimonial y arqueológico del departamento. Si la ciudadanía tiene alguna denuncia, puede presentarla a través de la línea 123 y/o a través de la aplicación móvil de la Policía Nacional de Colombia. Así estaremos en contacto para proteger los sitios turísticos del departamento, de cara a la Semana Santa”, concluyó el jefe del grupo de Protección al Turismo y Patrimonio Nacional en el Atlántico, intendente Carmelo Durán.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: