Gobernadora inspeccionó avances en obras de la vía Santa Lucía – Las Compuertas

Bajo la coordinación de la Secretaría de Infraestructura, la Gobernación del Atlántico ejecuta la pavimentación de 9 kilómetros entre Santa Lucía y Manatí.

La gobernadora del Atlántico, Elsa Noguera, continúa inspeccionando las obras, que a toda marcha y cumpliendo con los protocolos de bioseguridad, se ejecutan en el Departamento.

Esta vez la mandataria visitó las obras de mejoramiento de la vía Santa Lucía – Las Compuertas (Manatí), proyecto que inició actividades en junio pasado y que hoy avanza en un 15 por ciento de ejecución.

“Los trabajos de pavimentación de 9 kilómetros en este corredor van a buen ritmo y vemos que las actividades avanzan en varios frentes. Este tipo de obras no solo sirve para mejorar la interconexión vial y la calidad de vida de los pobladores, sino que en esta etapa de reactivación económica genera empleo y dinamiza la economía en los municipios”, dijo la mandataria departamental.

El objetivo de este proyecto vial es mejorar la movilidad y el tránsito vehicular en el tramo que comunica al municipio de Santa Lucía con el corregimiento Las Compuertas, de Manatí, a través de una estructura de pavimento asfáltico flexible con dos carriles (uno por sentido).

Asimismo, la mandataria departamental destacó que esta vía terciaria es clave para el sector productivo y el desarrollo rural de esta zona del sur del Departamento, porque facilita el transporte de los productos agrícolas y ganaderos.

De acuerdo con la secretaria de Infraestructura del Departamento, Nury Logreira, las obras cuentan con una inversión que asciende a los 16.802 millones de pesos con recursos de Regalías y su ejecución tiene un plazo de ocho meses.

“Esperamos que, si el buen ritmo de los trabajos se mantiene, podamos entregar esta obra en febrero del próximo año”, indicó Logreira, quien también resaltó que este proyecto ha generado 98 empleos directos y 343 indirectos durante esta etapa de su ejecución.

La funcionaria agregó que otro de los impactos positivos de la obra es que contempla una cota de inundación de 50 cm más con respecto al nivel que actualmente tiene el corredor, lo que representa una protección para las viviendas que están ubicadas enfrente de la vía.

Durante la visita, también se evidenció que el contratista de la obra está implementando los protocolos de bioseguridad exigidos para la prevención del COVID-19, como lavado y desinfección de manos, toma de temperatura y el distanciamiento entre trabajadores, y a la fecha no se han reportado casos de contagios.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: