La Cocina como vínculo incluyente, la nueva apuesta de Fundaport

Fundaport inicia en 2019 un nuevo proyecto en los barrios Villanueva y La Luz, con la meta de convertir a 30 mujeres de nuestras comunidades en empresarias de la cocina.

Cocinando Alegría se ha denominado esta nueva iniciativa que se desarrolla en conjunto con la fundación del mismo nombre, liderada por el reconocido chef Alex Quessep y su esposa Jerry Ann Certain.

Este proyecto ya se ha realizado de manera exitosa en otros barrios del suroccidente de la ciudad, gracias al apoyo de la Oficina de la Mujer, de la Alcaldía de Barranquilla, impactando a más de 5.000 mujeres. Nuestra fundación vio en él una gran oportunidad de seguir aportando al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades de su zona de influencia, ya que articula de manera perfecta sus 3 líneas de acción: emprendimiento, desarrollo comunitario y cooperación.

Su objetivo para este capítulo es contribuir al fortalecimiento familiar de mujeres en situación de vulnerabilidad, teniendo como componente fundamental la recuperación de sus medios de vida y prácticas representadas en torno a la cocina, como eje de articulación e integración social.

“Mientras cocinamos, desarrollamos procesos cotidianos de transformación que nos permiten afrontar de manera positiva nuestras necesidades y proyectar nuestro progreso en el futuro, entendiéndolo como una consecuencia de las acciones que fomentamos en el presente”, afirma Alex Quessep.

El proyecto –que se inició en mayo y tuvo una duración de tres meses– consta de dos fases y 17 talleres a través de los cuales las participantes aprendieron sobre cocina caribe, internacional, panadería y repostería; atención al cliente, habilidades sociales y comunicativas; etiqueta, protocolo, mercadeo, marca e imagen personal, entre otros temas que redundan en una formación integral.

La metodología utilizada para cada taller combina el aprendizaje técnico con paralelos psicosociales, permitiendo que las mujeres se fortalezcan como seres humanos, compartan y generen vínculos de confianza y hermandad. ‘Sopa caliente, como el calor que genera el afecto’, ‘Mientras más carne, más sensible’ y ‘Diferentes como la carimañola y la empanada, semejantes como el alimento que representan’ son algunos ejemplos de las actividades que se realizan.

Este proyecto se suma a las otras iniciativas que Fundaport emprende, como Estibas por la Paz, Renacer, Confeccionando Sueños, Fútbol Emprendedor y Scribble, los cuales en 2018 tuvieron 248 beneficiarios, quienes recibieron 530 horas de formación en total.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: