Nuestra oportunidad

Por: Víctor Herrera Michel /@vherreram

Colaborador

Pasado mañana se inaugura el Túnel de la Línea –luego de 20 años de trámites y dificultades– el más largo de Latinoamérica (con 8,6 kilómetros de paso subterráneo) en el cruce de la cordillera central colombiana, con una inversión de $2,9 billones.

Esta nueva vía –esa sí una mega obra con 31 viaductos, 25 túneles, 3 intercambiadores y, además, 13 kilómetros de doble calzada– permitirá que el 70% de la producción nacional esté mejor conectado con el puerto de Buenaventura en el océano Pacífico y, más adelante, con los 3 mega puertos que se construyen en el Urabá antioqueño, sobre el mar caribe y muy cerca del Canal de Panamá. Además, disminuirá los tiempos de desplazamiento hasta el Eje Cafetero que se alista a construir 3 nuevos parques temáticos para aumentar el flujo turístico nacional e internacional.

No sabemos si la dirigencia del Caribe colombiano ha dimensionado lo que esto significa para nuestra región, pero lo cierto es que pone en peligro nuestra estabilidad económica. Sobre todo, en cuanto a actividad portuaria y turismo que son dos de nuestros pilares, de vital importancia en estos momentos en donde lo que se requiere es la creación de nuevas empresas y empleos para lo cual es fundamental promover la inversión de capital privado sea nacional o extranjero.

En ese último aspecto, particularmente sobre las posibilidades del departamento del Atlántico, se acaban de conocer dos noticias: una buena y una mala.

La buena es que Barranquilla entró en el top 10 de las ciudades del mundo con mejores estrategias para atraer inversiones en el ranking “Ciudades del Futuro 2021” del FDI, desarrollado por el centro de inteligencia del periódico británico Financial Times.

La mala es que Procolombia reveló que: “…entre agosto de 2018 y julio de 2020, llegaron al país 386 proyectos de inversión extranjera dirigidos a sectores no minero-energéticos, por un valor estimado en negocios de US$14.353 millones… Atlántico recibió 20 de estos proyectos provenientes de países como Estados Unidos, Japón, India, y Rusia, con negocios por US$702 millones…”

Es decir, una de las ciudades con la mejor estrategia del mundo para atraer inversiones solo capta menos del 5% de la que llega al país, a pesar de que Colombia es el tercer mayor receptor de Inversión Extranjera Directa (IED) en América Latina, según la Unctad

A nuestra dirigencia, y especialmente a Probarranquilla (agencia promotora de inversiones de Barranquilla y el Atlántico que cumple 32 años), quisiéramos sugerirle aprovechar la oportunidad de:

  • Convertirnos en la capital de la gran industria off shore de proyectos de explotación de hidrocarburos que ya se están desarrollando frente a nuestras costas.
  • Fructificar nuestra condición costera en el Caribe que nos convierte en la capital de los 17 TLC vigentes. Incluido el reciente con Israel.
  • Explotar nuestra posición privilegiada al estar en el centro de la Cuenca del Caribe, rodeados de 25 países con múltiples necesidades de productos y servicios y con muchas afinidades.
  • Ser el centro logístico y operacional más desarrollado de nuestra región que es la reserva de energía renovable más grande del país, dadas nuestras condiciones naturales de Sol, viento y hasta mar.
  • Capitalizar la coyuntura de la guerra comercial entre China y EE.UU. que hace que muchos inversionistas quieran entrar aquí para poder suplir la fabricación de productos chinos hacia el mercado de mayor consumo en el mundo.
  • Por último, promocionar proyectos específicos de planeación estratégica para desarrollar en cada subregión del departamento.

Todo esto para no tener que repetir en unos años aquello de: “…Y quién se ha llevado mi queso…?”.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: