Nueve años de la mano de las víctimas del conflicto, trabajando por su reparación integral

La agenda de la política pública de víctimas ha copado el interés de todas las entidades del Gobierno nacional, administraciones regionales y municipales, desde la creación de la Ley 1448 en el 2011. La reparación integral avanza hacia la restitución de los derechos fundamentales de una población que ha vivido constantes periodos de violencias, por eso, el 9 de abril de cada año, todo el país hace un alto en el camino y conmemora el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas.
Ramón Rodríguez, director general de la Unidad para las Víctimas expresó que “este 9 de abril es importante dar ese reconocimiento al esfuerzo que hacen las víctimas y a su capacidad de resiliencia”.
“La Unidad está para acompañarlos, ya estamos llegando a las 997.000 víctimas indemnizadas, con una inversion de 6.7 billones de pesos, en indemnizaciones administrativas y judiciales. Hemos apoyado 202 procesos de retornos y reubicaciones, para consolidar en el territorio a cada una víctimas”, afirmó.
En lo referente a la prevención y atención de emergencias, agregó que “a través de la Subdirección de Gestión Social y Humanitaria de la entidad, estamos atendiendo todas estas emergencias que se vienen presentando en el territiorio nacional, somos el principal actor humanitario del país”.
Las víctimas y sus procesos se han convertido en temas centrales de la sociedad, de las instituciones del Estado y de la comunidad internacional, al haber sido reconocidas como sujetos de derechos. A febrero de este año, de acuerdo con el Registro Único de Víctimas, hay 8’970.712 víctimas, de las que 7.245.562 son sujetos de atención y/o reparación, un equivalente aproximado al 18,6 por ciento de la población del país que hoy cuenta con más de 48 millones de habitantes.
UNIDAD PARA LAS VÍCTIMAS: AVANCES EN LA REPARACIÓN 
La Unidad para las Víctimas cuenta con 207 puntos de atención y 33 centros regionales distribuidos en todo el país, en los que orienta, atiende y acompaña a las víctimas en sus gestiones. También cuenta con canales virtuales que le permiten a esta población adelantar sus trámites. Todos estos canales funcionan de manera gratuita y ningún trámite ante la entidad tiene costo.
En Colombia, el mayor hecho asociado a infracciones al derecho internacional humanitario es el desplazamiento forzado con 7.992.968 víctimas, le siguen el homicidio y la amenaza. Para atender a los hogares víctimas de desplazamiento, la Unidad ha invertido cerca de 5,3 billones de pesos desde el año 2012 hasta febrero de 2020, atendiendo, en promedio al año, a 893.000 hogares.
También han sido respaldadas las entidades territoriales en entrega de atención humanitaria inmediata con una inversión de 86.498 millones de pesos, desde 2012. Adicionalmente, aquellos proyectos orientados al mejoramiento de la infraestructura humanitaria por valor de cerca de 63.440 millones de pesos. En apoyo a los proyectos agropecuarios, desde 2012, se han asistido aquellos orientados a contribuir a la disminución de la vulnerabilidad de la población, con una inversión de 8.487 millones de pesos.
La guerra les arrebató a las víctimas sus bienes, sus tradiciones, sus costumbres, sus seres queridos y es por ello que comunidades son partícipes de los programas desarrollados para el goce efectivo de sus derechos. La reparación contempla cinco medidas que son: rehabilitación, satisfacción, indemnización, restitución y garantías de no repetición.
Es así, como el programa de reparación colectiva colombiano ha sido aplaudido por parte de la comunidad internacional por contar con un modelo que contribuye a la reparación de los daños, al fortalecimiento de las capacidades políticas, ciudadanas y comunicativas para incidir en la toma de decisiones, por lo tanto, al ser participativo, se cataloga como único en el mundo. A la fecha, 16 sujetos de reparación colectiva tienen su Plan Integral implementado, con una inversión de más de 9.000 millones de pesos.
La reparación individual no solo se traduce en la entrega de la compensación económica para resarcir los daños, la Unidad para las Víctimas acompaña a quienes reciban su dinero con talleres para la adecuada inversión de los recursos, orientados a educación, creación o fortalecimiento de empresas productivas, adquisición o mejoramiento de vivienda nueva o usada, y adquisición de vivienda rural. A febrero de este año, 1.008.593 personas únicas han recibido indemnizaciones administrativas y judiciales, por un valor que sobrepasa los 6,7 billones de pesos. Y en cuanto a las víctimas que viven en el exterior, que actualmente suman 25.492 personas distribuidas en 43 países del mundo, han recibido indemnizaciones a 1.749, por un mayor superior a los 14.000 millones de pesos.
La reparación no sería integral si no se contemplaran acciones para devolverles a las víctimas su dignidad, su salud física emocional y crear las condiciones para que los hechos no vuelvan a repetirse. De esta manera, 234.799 sobrevivientes han participado en la estrategia de recuperación emocional grupal y 27.632 en la individual.
También, se han fortalecido las mesas de participación efectiva de las víctimas, municipales, departamentales y nacional, que son las instancias de incidencia de las
víctimas de acuerdo con las necesidades territoriales. Hoy se tienen 1.111 mesas de participación efectiva de población víctima, electas para el periodo 2019-2021: un total de 1.058 mesas municipales, 20 mesas locales de Bogotá y la Mesa Distrital, 32 mesas departamentales y la Mesa Nacional.
De otra parte y para lograr un trabajo articulado con los territorios, desde el nivel nacional, de una forma directa y a través de todas las direcciones de la Unidad se trabaja para lograr que la población víctima que habita en cada uno de los municipios trabaje de la mano de las administraciones locales por un futuro más esperanzador. Así pues, 64 jornadas de asistencia técnica se han realizado para brindar orientación a los mandatarios locales en la inclusión de la política de víctimas en los Planes de Desarrollo Territorial.
La restitución de tierras y el ejercicio de memoria también se han convertido en temas centrales en la reparación.
UNIDAD DE RESTITUCIÓN DE TIERRAS 
Con la sanción de la Ley 1448 de 2011 se creó la Unidad de Restitución de Tierras y con ello llegó la Unidad de Restitución de Tierras, entidad que le ha permitido de las víctimas de la violencia que abandonaron sus tierras, regresen al campo.
La restitución de tierras ha llegado al 80 % del territorio nacional con legalidad y emprendimiento a las zonas rurales. Durante el Gobierno del presidente Duque, jueces y magistrados de la República han emitido 1.220 sentencias de restitución para beneficiar a 21.923 personas y regresar 45.902 hectáreas a sus legítimos dueños. Con la inversión de más de $24.000 millones en tierras restituidas para implementar proyectos productivos, hoy quienes un día dejaron todo para salir huyendo, están reactivado la economía del campo y aportado al desarrollo económico de Colombia.
Esta política de Estado no abandona a nadie y continuará trabajando para cumplir el compromiso con las víctimas de la violencia, atendiendo todas las solicitudes de restitución que lleguen a la entidad sin excepción alguna.
CENTRO DE MEMORIAS HISTÓRICAS 
En cuanto al componente de reparación simbólica, fundamental en la reparación integral de las víctimas, el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) con recursos financieros propios, acompañó, en 2019, 18 iniciativas de Memoria en diferentes regiones del país. Algunos de esos procesos fueron los llevados a cabo con el Colectivo La Chinita, de Apartadó, otro con la Organización de Víctimas del Carmen de Atrato, Chocó, y con la Asociación de Viudas de Agentes de la Policía Nacional del Cauca (Asviponalca).
Así mismo, el CNMH acompañó, en ese mismo año, 13 procesos de reparación colectiva, en relación con la implementación de medidas de satisfacción asignadas a la entidad en
los Planes Integrales de Reparación Colectiva (PIRC), bajo la coordinación de la Unidad para las Víctimas. De igual manera, continuó con el fortalecimiento y registro de Archivos de Derechos Humanos, realizando cuatro jornadas en ese propósito, y consolidando un histórico de 390.082 objetos digitales recibidos y más de 3.258 registros especiales de Archivos de Derechos Humanos incluidos dentro de la herramienta de Archivo Virtual de los DDHH.

El pasado 5 de febrero, con la instalación de la primera piedra del Museo de Memoria de Colombia, se dio inicio al proceso de construcción física de este espacio que, abrirá sus puertas en 2022, y acogerá la pluralidad de las víctimas del conflicto armado en Colombia y las memorias del mismo.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: