Superar los nuevos desafíos

Por José David Name Cardozo

Para superar los desafíos que como país tendremos durante este 2021, será necesario e indispensable el esfuerzo de todos los sectores. Luego de un año atípico que nos dejó miles de pérdidas y devastadores efectos socioeconómicos, los retos que se avecinan no deben ser superiores a la voluntad de avanzar en pro de nuestra recuperación, que arrancó con resultados alentadores y buenas perspectivas.

Debido al incierto panorama que estamos viviendo, producto de la emergencia sanitaria, económica y social son muchas las tareas que tenemos por delante, en el que se espera sea el año de la recuperación económica. Además de procurar la preservación de la vida con estrategias efectivas para la disminución de los niveles de contagio e iniciar el proceso de vacunación masiva contra el covid-19, otros temas relevantes para el Gobierno Nacional durante este año de reactivación serán: lograr la disminución del desempleo, suplir el actual déficit y avanzar en la recuperación de todos los sectores productivos.

Cumplir el cronograma propuesto por el Gobierno Nacional en el proceso de vacunación será uno de los principales desafíos de este año, por muchos factores, entre ellos, las restricciones logísticas y de almacenamiento del proceso. Lograr la inmunidad de rebaño que se alcanza vacunando al 70% de la población, para lo cual es necesaria la adquisición de nuevas vacunas, será una meta muy difícil de alcanzar para este año. Si observamos el lento avance que ha tenido el proceso de la vacunación en los países desarrollados, encontramos que las dificultades van desde retrasos con las entregas por parte de los laboratorios hasta los inconvenientes en la estructuración de los planes, lo que nos advierte de las posibles complicaciones que podríamos tener en Colombia.

El frenazo que podría ocasionar un eventual retraso en el proceso de vacunación, supondría un alto costo en la recuperación económica de nuestro país, por lo cual es imperativo trazar rutas alternas de distribución, logística y educación, que nos permitan tener un plan exitoso que fortalezca la reactivación y no la estanque. Debemos estar preparados con una política pública clara que derive en acertados planes de logística, administración y comunicación, de tal manera que el virus no vuelva a tomarnos la delantera.

En medio de proyecciones económicas pesimistas por un lado y alentadoras por el otro, como la que nos trae el reciente informe del Banco Mundial que ubica a Colombia entre los países de la región que más crecerá durante el 2021, con un estimado del 4,9% que nos coloca por encima del 3,7% de Latinoamérica y del 4% global, es determinante seguir manteniendo el optimismo y continuar sumando esfuerzos para salir a flote.

Mitigar el impacto de la pandemia en la economía, centrándonos en promover la industria exportadora, fortalecer la infraestructura del país, continuar con el desarrollo de proyectos de hidrocarburos, energías renovables, movilidad sostenible, economía circular, ecoturismo, industrias digitales, entre otros, es fundamental para evitar un nuevo descenso económico. Reducir los índices de pobreza extrema y disminuir la tasa de desocupación, que según el DANE el pasado mes de noviembre se ubicó en 13,3%, cerca de los niveles previos a la pandemia, es uno de los aspectos que requieren de mucha atención y estrategia sobre todo en medio de las nuevas cuarentenas sectorizadas, las cuales podrían tener un efecto negativo en las cifras de desempleo.

La agenda legislativa del 2021 definirá el camino de la recuperación, con la discusión de reformas como la tributaria, con la que se busca suplir el gran déficit que hay en el país a causa de la pandemia, debate que desde ya promete ser intenso. Si bien es cierto que es urgente cubrir cerca de 2 puntos porcentuales del Producto interno Bruto, PIB, las medidas que se tomen para el recaudo de impuestos no deben lesionar más a las familias de los estratos medio y bajo del país. También, se espera que la reforma a la salud y la reforma a la justicia inicien su discusión este semestre en el Congreso de la República.

Otros temas como el problema migratorio ante la masiva llegada de venezolanos, la seguridad en el país y el compromiso de Colombia frente al cambio climático también exigirán la atención del gobierno Nacional durante el 2021. El trabajo articulado de las ramas del poder es indispensable para conducir al país en una misma dirección que le permita superar los desafíos de este nuevo año y lograr el mejoramiento de la calidad de vida de los colombianos, a través de una senda de crecimiento equitativo y constante.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: