“Apoyo el proceso de alternancia educativa siempre y cuando haya garantías y se haga con responsabilidad”: representante Martha Villalba

Así lo manifestó la congresista atlanticense durante el debate de Control Político que realizó al Ministerio de Educación para analizar lo contemplado en las directivas 011 del 29 de mayo y 012 del 2 de junio de 2020, que definen los lineamientos para la continuidad del trabajo académico en casa, así como para la adopción en el momento oportuno de un proceso de retorno gradual y progresivo a las aulas bajo un esquema de alternancia.

“Era necesario que hoy el Ministerio de Educación despejara muchas dudas que hay en los padres de familia de instituciones tanto públicas como privadas porque aún no hay total claridad del retorno gradual responsable a la presencialidad y surgen interrogantes en lo relacionado al papel que va a jugar esta cartera en dicho proceso, pues queda claro que son los entes territoriales y sus respectivas comunidades educativas los que tendrán bajo su tutela el alistamiento y la implementación de la nueva propuesta educativa que ya algunos colegios han acogido”, indicó la representante.

Villalba aseguró que está de acuerdo con el proceso de alternancia educativa siempre y cuando haya garantías y se haga con responsabilidad.

“Es entendible el debate que se ha suscitado al respecto, hay personas a favor y personas en contra pero es claro que el COVID-19 es algo con lo que tenemos que aprender a convivir y la única forma de hacerlo es con el autocuidado, con disciplina, con responsabilidad y trabajando en equipo. El sector educativo tiene que estar articulado porque hay que garantizar la seguridad, la salud y la vida de toda una comunidad; así como trabajar en fortalecer aspectos pedagógicos, académicos, físicos y administrativos para seguir garantizando la calidad en los procesos formativos”.

La representante señaló que “Según el Banco Mundial el cierre de las escuelas por cinco meses podría resultar en una pérdida de aprendizaje entre 0.3 y 0.9 años de escolaridad y que el 88 % de los niños  han tenido afectación en su salud mental y en su comportamiento. Eso sin mencionar la falta de herramientas tecnológicas en casa”.

Finalmente, agregó que el impacto que ha tenido el COVID-19 en la educación de los niños, niñas y adolescentes es que se retrasan en su educación y corren el riesgo de abandonar la escuela por completo; así como ser víctimas de todo tipo de violencia, explotación laboral y hasta matrimonio infantil.

“Las niñas son las que se están viendo más afectadas que los niños por la pandemia del COVID-19. “En América Latina, de acuerdo con la organización Save the Children, 5 de cada 10 niñas revelaron que hacen más tareas domésticas que antes y, además, 3 de cada 10 niñas informaron que cuidan más de sus hermanos u otras personas que antes”.

Previous Article
Next Article

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#siqueremospodemos

A %d blogueros les gusta esto: