La Gobernación del Atlántico y la Alcaldía de Barranquilla unidos en oración este sábado

9 de julio de 2020Atlántico Barranquilla

Será la jornada de oración y reflexión más grande realizada en Colombia en tiempos de coronavirus y será instalada por la gobernadora Elsa Noguera.

Diferentes congregaciones de la Iglesia Cristiana se unieron con la gobernación del Atlántico para pedir, a una sola voz, por la salud de los atlanticenses y por la gestión de la gobernadora Elsa Noguera, el alcalde de barranquilla Jaime Pumarejo y demás autoridades, en esta lucha que se libra contra el Coronavirus que tiene a esta parte del país como epicentro de la pandemia.

En tal sentido un grupo de ciudadanos, congregados en diferentes credos religiosos y liderados por más de 180 pastores, se unieron para brindar este apoyo asistencial a la gestión de los mandatarios en torno a hacerle frente al Coronavirus Covid19.

Las iglesias congregadas son presbiterianas, anglicana, bautista, asamblea de Dios, la Iglesia Católica, en cabeza del arzobispo de Barranquilla; rabinos, metodistas, y todos los propagadores de la fe en una jornada que contará con la participación de más de un millón de personas.

La cita es este sábado 11 de julio cuando estarán unidas en oración desde las 6:00 de la mañana hasta la 12 de la media noche, tiempo durante el cual se tratarán diferentes temáticas relacionadas con las acciones contra la proliferación del virus y el papel del cristiano como miembro activo de esta lucha. La instalación estará encabezada por la gobernador Noguera en la ventana al mundo..

La jornada se transmitirá a través de página en Facebook, ‘Día de Oración’, creada especialmente para ello, previo enlace de los participantes mediante la aplicación Zoom. Serán 150 pastores que tratarán, en un tiempo asignado, una temática específica.  La transmisión se enlazará a las diferentes emisoras cristianas de las iglesias congregadas.

La iniciativa es coordinada por el arquitecto y teólogo Pablo Mendoza Julio, representante legal de la Iglesia Presbiteriana Reformada, quien indicó que viendo a la mandataria atlanticense haciéndole frente a la crisis, que no hay reactivos, que escasean las UCI, que no ha respiradores que se agotan los recursos y que vive en constante lucha para sacar adelante al departamento, recibe más críticas y señalamientos que voces de aliento apoyo por parte de algunos sectores.

Indica Mendoza que la iniciativa surgió de una serie de circunstancias que fueron coincidentes y que le mostraron a un grupo de hermanos en Cristo hacer este aporte a la sociedad atlanticense.

“Todos hacemos parte de esta pandemia, pero nosotros como comunidad organizada decidimos no ser parte del problema sino hacer un aporte a las posibles soluciones, y en este sentido nos organizamos”, apuntó el religioso.

Aseguró que esa situación de presión que viven los mandatarios, en especial la gobernadora Noguera, les animó a llevarle un apoyo, no solo espiritual, sino una constante asesoría a través de la capellanía que maneja su iglesia, con asistencia de diferentes tipos si así lo requieren. Y agregó que lo importante es que la mandataria se diera la oportunidad de ver la pandemia desde el punto de vista de Dios.

“La idea es que, en medio de tantas dificultades, de tantas crisis y de tantas noticias noticia negativas por las cifras de contagiados diariamente, se abrieran la puerta a la oportunidad de escuchar y ver las cosas de manera diferente y tratar de darle un vuelco a esta situación”, dijo el presbítero.

Aseguró que es necesario emprender tareas desde el punto de vista de toma de conciencia, sobre todo en la población joven porque la rebeldía, la desobediencia y la falta de respeto a las autoridades y a los padres, le está jugando una mala pasada a Barranquilla y el departamento, y eso lo demuestran las estadísticas de personas infectadas y fallecidas por causa del virus.

“Es necesario tomar conciencia que, en este momento, nos debemos a un gobernante y que debemos volcarnos a su mandato, a obedecer y seguir sus indicaciones por el bien de todos. Que después se diga si fue una buena o mala decisión, pues vale, pero ahora no es el momento, debemos obedecer si queremos salir bien librados de esto”, expresó. El teólogo, quien indicó que su misión también consiste en multiplicar los mensajes de la gobernación y l alcaldía para contrarrestar la expansión de esta pandemia.

Comentarios de Facebook
" "